05 febrero 2014

NATILLAS DE CHOCOLATE

En esta receta de natillas de chocolate, en lugar de confiar para el espesado solo en los huevos, utilizamos también algo de fécula de maíz, la popular Maizena. Esto les da una consistencia un poco más gelatinosa que la que aportan solamente los huevos, que las hace más parecidas a las natillas comerciales a las que estamos acostumbrados. Así puedes probar ambos métodos de espesado y decidir cuál te gusta más. También existen recetas de natillas de chocolate que no llevan huevos, que espesan solamente con nata y fécula de maíz, aunque en este caso no deberíamos llamarlas natillas, sino cremas, puesto que las natillas se caracterizan precisamente por utilizar el cuajado del huevo para espesarse.

Ingredientes

  • 600 gr. de leche entera
  •  2 huevos
  •  90 gr. de azúcar
  •  35 gr. de fécula de maíz (maizena)
  •  2 cucharadas colmadas de cacao en polvo o 70 gr. de chocolate fondant.

*Los huevos y la leche estarán fríos, recién sacados del frigorífico.

Elaboración

  1. Pon en el vaso 500 gr. de leche, los 2 huevos, el azúcar y la fécula de maíz. Programa 9 min, 90° y velocidad 3 ½ para cuajar la crema.
  2. Una vez bien cuajada, añade el cacao en polvo o el chocolate fondant en trocitos y programa 15 segundos a velocidad 4, hasta que se mezcle todo perfectamente. Si usas chocolate fondant en lugar del cacao en polvo deja reposar la mezcla un minuto: el chocolate se acabará de fundir con el calor remanente.
  3. Por último, añade los 100 gr. de leche fría restantes y mezcla 20 segundos a velocidad 4; esto ayuda a enfriar las natillas. Viértelas en cuencos individuales o en un cuenco grande para servir. Puedes taparlas con plástico de cocina, tocando la superficie, ya que se forma una piel mientras se enfrían. Una vez bien frías, consérvalas en el frigorífico.

Consejos
Ten en cuenta que las natillas van espesando más a medida que se enfrían, por lo que no tengas la tentación de añadir más leche si parece que te han quedado líquidas. Con los tiempos y las cantidades indicados deben quedar bien, siempre que la leche y los huevos estén fríos. Ten en cuenta también si has usado chocolate fondant o cacao en polvo: con el fondant las natillas tienden a quedar algo más espesas una vez frías que con el cacao.
Como ya os comentamos en la receta de las natillas tradicionales, si se te cortasen, cosa que no debe ocurrir si sigues las instrucciones, se arreglan echando un chorrito de leche fría y batiendo unos segundos sin temperatura. Como todos los cuajados de huevo, las natillas de chocolate tienen un periodo de caducidad limitado, por lo que además de conservarlas en el frigorífico, se deben consumir en 2-3 días a lo sumo.